Estudio Bíblico

Todos los jueves a las 20:00hs

Estudio Bíblico

Debemos leer y estudiar la Biblia porque es la Palabra de Dios para nosotros. La Biblia está literalmente “inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). En las escrituras, hay tantas respuestas a muchas de las grandes preguntas de la humanidad. ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿De dónde vengo? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Cómo llego al cielo? ¿Por qué es el mundo lleno de maldad? ¿Por qué me cuesta hacer el bien? Además de estas cuestiones “grandes”, la Biblia da muchos consejos prácticos en áreas tales como: ¿Qué es lo que busco en una pareja? ¿Cómo puedo tener un matrimonio exitoso? ¿Cómo puedo ser un buen amigo? ¿Cómo puedo ser un buen padre? ¿Qué es el éxito y cómo puedo conseguirlo? ¿Cómo puedo cambiar? Lo que realmente importa en la vida? ¿Cómo puedo vivir para que yo no miro hacia atrás con pesar? ¿Cómo puedo manejar las circunstancias injustas y malos acontecimientos de la vida victoriosa?

Debemos leer y estudiar la Biblia, ya que es totalmente fiable y sin errores. La Biblia es única ya que no se limita a dar la enseñanza moral y decir: “Confía en mí”. Más bien, tenemos la capacidad para probarlo por el control de los cientos de profecías detalladas que hace, comprobando los relatos históricos que registra, y por el control de los hechos científicos a los que se refiere. Los que dicen que la Biblia tiene errores tienen sus oídos cerrados a la verdad.

Debemos leer y estudiar la Biblia porque Dios no cambia y porque la naturaleza de la humanidad no cambia; es tan relevante para nosotros como lo fue cuando fue escrita. Si bien la tecnología avanza constantemente, la naturaleza de la humanidad y los deseos no cambian. Nos encontramos, como leemos las páginas de la historia bíblica, que si estamos hablando de relaciones o sociedades de uno-a-uno, “no hay nada nuevo bajo el sol” (Eclesiastés 1: 9). Y mientras que la humanidad en su conjunto sigue buscando el amor y satisfacción en todos los lugares equivocados, Dios, nuestro buen y amable Creador, nos dice lo que nos traerá alegría duradera. Su Palabra revelada, la Biblia, es tan importante que Jesús dijo de él: “El hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4: 4). En otras palabras, si queremos vivir la vida al máximo, como Dios manda, debemos escuchar y prestar atención a la Palabra escrita de Dios.

La Biblia nos da la vara de medir por el cual podemos distinguir la verdad del error. Nos dice cómo es Dios. La Biblia nos dice cómo uno llega realmente al cielo, y no es por ser bueno o al ser bautizado, o por cualquier otra cosa que hacemos (Juan 14: 6; Efesios 2: 1-10; Isaías 53: 6; Romanos 3:10 -18, 5: 8, 6:23, 10: 9-13). En esta línea, la Palabra de Dios nos muestra lo mucho que Dios nos ama (Romanos 5: 6-8; Juan 3:16). Y es en el aprendizaje de esto que nos sentimos atraídos a amarlo a cambio (1 Juan 4:19).

La Biblia nos equipa para servir a Dios (2 Timoteo 3:17; Efesios 6:17; Hebreos 04:12). Nos ayuda a saber cómo fuimos salvos de nuestro pecado y su consecuencia final (2 Timoteo 3:15). Meditar en la Palabra de Dios y obedecer sus enseñanzas traerá éxito en la vida (Josué 1: 8; Santiago 1:25). La Palabra de Dios nos ayuda a ver el pecado en nuestras vidas y nos ayuda a deshacerse de él (Salmo 119: 9, 11). Nos da orientación en la vida, haciéndonos más sabios que nuestros maestros (Salmo 32: 8, 119: 99; Proverbios 1: 6). La Biblia nos impide desperdiciar años de nuestra vida en la que no importa, y no va a durar (Mateo 7: 24-27).

Leer y estudiar la Biblia nos ayuda a ver más allá del atractivo “cebo” con el que evitar ser enganchados por las tentaciones pecaminosas, y nos ayuda a aprender de los errores de otros en lugar de hacerlos nosotros mismos. La experiencia es un gran maestro, pero cuando se trata de aprender del pecado, es un maestro terriblemente difícil. Es mucho mejor aprender de los errores de otros. Hay tantos personajes de la Biblia de los cuales aprender, algunos de los cuales pueden servir como ambos modelos positivos y negativos de roles en diferentes momentos de sus vidas. Por ejemplo, David, en su derrota de Goliat, nos enseña que Dios es mayor que cualquier cosa que Él nos pide a cara (1 Samuel 17), mientras que su ceder a la tentación de cometer adulterio con Betsabé revela cuán duradera y terrible las consecuencias de placer pecaminoso de un momento pueden ser (2 Samuel 11).

La Biblia es un libro que no es sólo para la lectura. Es un libro para el estudio de modo que pueda ser aplicado. La Biblia es la Palabra de Dios. Como tal, es tan vinculante como las leyes de la naturaleza. Podemos ignorarlo, pero hacerlo, resulta en nuestro propio perjuicio, tal como lo haríamos si ignoramos la ley de la gravedad. No se puede enfatizar lo suficientemente fuerte lo importante que la Biblia es para nuestra vida. El estudio de la Biblia puede ser comparada a la minería de oro. Si hacemos poco esfuerzo y simplemente “tamizamos a través de las piedras en un arroyo,” sólo nos encontraremos un poco de polvo de oro. Pero cuanto más nos esforzamos para excavar realmente en él, más recompensa que obtendremos de nuestro esfuerzo.

WRITTEN BY: Iglesia Maranata

¡Bienvenido a nuestra iglesia!

¡Te esperamos!